Si sufres de cabello seco y encrespado, aprende a cuidarlo de la forma correcta con los mejores productos y siguiendo una rutina de bienestar. Veamos métodos suaves, específicos y eficaces para darle a tu pelo lo que necesita.

Tener un pelo bonito puede convertirse en todo un reto, sobre todo si se trata de un cabello seco y sin brillo

El cabello seco, a menudo causado por diversos factores como el uso excesivo de productos químicos, la exposición al sol y el calor excesivo, puede parecer quebradizo y sin vida.

¿Cómo conseguir que esté fuerte y brillante? La clave no está sólo en la genética, sino sobre todo en cómo lo cuides

Para una rutina de belleza saludable para tu cabello, debes olvidarte de los productos del supermercado, las planchas o secadores que pueden desgastarlo y otros factores estresantes como la coloración o las permanentes químicas. 

Juntos exploraremos métodos suaves pero eficaces para devolver la vitalidad a tu cabello seco. Desde la elección de ingredientes naturales hasta rutinas de cuidado específicas, descubrirás cómo insuflar nueva vida a tu cabello sin recurrir a productos nocivos o tratamientos invasivos. 

Prepárese para descubrir un mundo de soluciones suaves y respetuosas con el medio ambiente para transformar su cabello seco en una cascada de salud y belleza. Y verás que tener un pelo bonito es cualquier cosa menos una cuestión de genética y predisposición. Al igual que cuidas todas las demás partes de tu cuerpo, también debes cuidar adecuadamente tu cabello

¿Cuáles son las causas del cabello seco?

El cabello seco puede deberse a varios factores, a menudo relacionados con malas prácticas de cuidado o una exposición ambiental nociva. 

Estas son algunas de las causas más comunes del cabello seco:

  • Uso excesivo de productos químicos: el uso frecuente de champús agresivos, acondicionadores ricos en siliconas y tratamientos químicos puede privar al cabello de su hidratación natural y es una de las principales causas de sequedad; 
  • Exposición al calor: el uso excesivo de herramientas térmicas de peinado, como secadores, planchas y rizadores, puede resecar la humedad del cabello y dañar su estructura, especialmente a altas temperaturas; 
  • Exposición a los rayos UV: la exposición prolongada al sol sin protección puede dañar la cutícula del cabello;
  • Lavado frecuente: lavar el pelo con demasiada frecuencia puede eliminar sus aceites naturales;
  • Mala alimentación: una dieta pobre en nutrientes esenciales, como vitaminas y proteínas, puede afectar a la salud del cabello;
  • Factores ambientales: el entorno, como el tiempo seco o el aire contaminado.

Es muy importante entender cuál es la causa, o causas, que más dañan tu cabello. Este es, de hecho, el punto de partida para empezar a cuidarlo de una forma más consciente. 

También debes saber que la estructura del cabello cambia cada siete años, por lo que puedes estar en un ciclo en el que tu cabello esté más débil o frágil, lo que significa que debes tratarlo con más cuidado.

¿Qué aspecto tiene el pelo seco y encrespado?

Los principales síntomas del cabello seco son la falta de hidratación y la alteración de la estructura cuticular, lo que lo hace más vulnerable a los agentes externos. 

Veamos cómo es el pelo seco y encrespado:

  • Aspecto apagado: tienden a perder su brillo natural, pareciendo apagados y sin vida;
  • Rugosidad al tacto: la falta de hidratación puede volver el cabello áspero al tacto;
  • Facilidad de rotura: pueden ser más quebradizos, con presencia de puntas abiertas y formación de nudos;
  • Estaticidad: los cabellos secos tienden a encresparse, con hebras que se separan fácilmente;
  • Dificultad de peinado: la falta de elasticidad del cabello seco puede dificultar el peinado, con resistencia a los peinados deseados.

Si has notado uno o más de estos síntomas en tu pelo, es probable que sufras de cabello seco y quebradizo. La buena noticia es que no será así para siempre, ya que existen curas y remedios que te permitirán devolverle su antiguo esplendor. 

capelli secchi e crespi

Los mejores remedios naturales para combatir la sequedad capilar

Nunca nos cansaremos de repetir que los remedios naturales, incluso los que se utilizaban hace miles de años, son siempre la mejor solución para nuestro organismo. 

Los remedios para el pelo dañado que vamos a sugerirte son una mezcla de buenos hábitos y principios naturales que deberías integrar en tu rutina de belleza. Puede que te lleven un poco más de tiempo al principio, pero es ese gesto cariñoso el que marcará la diferencia a largo plazo. 

Si quieres hacer un cambio, tienes que salir de tu zona de confort, dejar de usar los primeros productos que caigan en tus manos y dejar de estresar a tu pelo. Es hora de cuidarlo con cariño y respeto. 

Veamos juntos los mejores remedios para el cabello seco.

Evita lavarte el pelo con demasiada frecuencia

Como hemos mencionado antes, lavar el cabello con demasiada frecuencia puede eliminar los aceites naturales producidos por el cuero cabelludo, contribuyendo a la sequedad y haciendo que el cabello se vuelva más quebradizo. Por eso, espaciar los días entre lavados puede ser beneficioso para mantener la salud y la hidratación del cabello seco. 

Veamos algunas consideraciones importantes y consejos de lavado:

  • Regularidad: no existe una regla única sobre la frecuencia con la que debe lavarse el pelo, ya que depende del tipo de cabello y del estilo de vida; en general, evitar lavarse el pelo todos los días puede ayudar a preservar sus aceites naturales;
  • Champú suave: cuando te laves el pelo, utiliza un champú suave e hidratante, preferiblemente sin sulfatos;
  • Acondicionador nutritivo: después del champú, utiliza un buen acondicionador hidratante concentrándote especialmente en las puntas;
  • Agua templada o fría: evita utilizar agua demasiado caliente al lavarte, ya que el agua caliente puede contribuir a privar al cabello de su hidratación natural, mientras que el agua templada o fría ayuda a sellar las cutículas y retener la humedad;
  • Uso moderado de productos: limitar el uso de productos y el peinado térmico.

A veces puede que no tengas tiempo o no estés en condiciones materiales de cuidar tu pelo tan a fondo, quizás cuando estás de viaje. No pasa nada, lo importante es que la mayor parte del tiempo sigas una rutina consciente. 

Utiliza mascarillas hidratantes y aceites naturales nutritivos

Hidratarlo lavándolo correctamente puede no ser suficiente, sobre todo en la fase inicial, cuando el cabello está dañado y necesita un tratamiento más cuidadoso.

El uso de mascarillas hidratantes y aceites naturales nutritivos es un excelente remedio para darle un empujón. Estos tratamientos aportan sustancias esenciales, hidratación y pueden mejorar significativamente la salud general de tu cabello. 

A continuación te explicamos cómo puedes incorporar mascarillas y aceites a tu rutina de cuidados:

  • Mascarilla hidratante: elige una mascarilla que contenga ingredientes como aceite de oliva, aceite de coco, aloe vera o miel, aplícala uniformemente sobre el cabello limpio y ligeramente húmedo prestando especial atención a las puntas, déjala actuar el tiempo recomendado por el fabricante y aclara con abundante agua tibia; 
  • Aceite nutritivo natural: puedes optar por el aceite de coco para masajear el cuero cabelludo y los largos, el aceite de oliva para aplicar sobre el cabello y envolverlo con una toalla caliente, el aceite de CBD y Argán para aplicar en las puntas, o puedes elegir el aceite de jojoba, que es similar a los aceites naturales para el cuero cabelludo; 
  • Frecuencia de aplicación: utiliza mascarillas o aceites nutritivos una o dos veces por semana, en función de las necesidades de tu cabello, y ajusta la frecuencia según la gravedad de la sequedad y la respuesta individual;
  • Integración en su rutina: incorpore estos tratamientos a su rutina de cuidados, quizá sustituyendo ocasionalmente su acondicionador habitual por una mascarilla hidratante.

El uso regular de mascarillas hidratantes y aceites naturales puede ayudar a devolver la hidratación, el brillo y la suavidad al cabello seco. Sin embargo, hay que saber a qué ritmo hacerlo observando la respuesta del cabello. 

Reducir el uso de planchas, rizadores u otros utensilios de peinado calientes

La exposición frecuente al calor puede dañar gravemente la estructura del cabello, contribuyendo a su sequedad y fragilidad. 

Veamos cómo gestionar conscientemente el secado y el peinado:

  • Secado natural: deja que tu pelo se seque al aire siempre que sea posible y, si tienes que utilizar un secador, ajusta la temperatura a niveles bajos o medios y mantén una distancia adecuada;
  • Limita el uso de planchas y alisadores: reduce la frecuencia de uso o elige herramientas con tecnologías protectoras, como las planchas de cerámica; 
  • Protección térmica: antes de utilizar cualquier herramienta térmica, aplícate un protector térmico;
  • Peinados sin calor: experimenta con looks naturales como trenzas, coletas, moños o peinados con accesorios;
  • Enfriar gradualmente: si has utilizado herramientas térmicas, deja que el pelo se enfríe gradualmente antes de tocarlo o cepillarlo para evitar dañar su estructura;
  • Recorte regular: recorte el cabello con regularidad para evitar la acumulación de puntas abiertas;
  • Flexibilidad en tu rutina de peinado: sé flexible a la hora de crear tus looks, no siempre es necesario aplicar calor para conseguir un aspecto fabuloso.

Hoy en día, las tecnologías de estilismo también han evolucionado mucho, por lo que te sugerimos que prestes especial atención a lo que compras para elegir herramientas de calidad y no invasivas. 

Seguir una dieta sana

Lo decíamos al principio, la nutrición es crucial para la salud de todo el cuerpo, incluido el cabello. 

Aquí tienes algunos consejos dietéticos para combatir la sequedad capilar:

  • Proteínas: no pueden faltar para frenar la caída del cabello, asegúrate de incluir en tu dieta carne, pescado, huevos, productos lácteos, legumbres y frutos secos;
  • Vitaminas del grupo B: la biotina (B7), la niacina (B3) y el ácido fólico (B9) son cruciales para un cabello sano, puedes encontrarlas en cereales integrales, huevos, carne magra, verduras de hoja verde y legumbres;
  • Vitamina E: tiene propiedades antioxidantes que pueden proteger el cabello de los daños ambientales, añade a tu dieta frutos secos, semillas, espinacas y aceite de germen de trigo;
  • Hierro: una ingesta insuficiente de hierro puede contribuir a la caída del cabello, así que incorpora a tu dieta carne roja magra, pollo, pescado, legumbres y verduras de hoja verde;
  • Omega-3 y Omega-6: los ácidos grasos omega-3 (presentes en el pescado, las semillas de lino y las nueces) y omega-6 (presentes en los aceites vegetales y las semillas) son importantes para mantener la hidratación del cabello y el cuero cabelludo;
  • Zinc: interviene en el crecimiento del cabello y la reparación de los tejidos; se encuentra en la carne, el marisco, las semillas de calabaza y los frutos secos;
  • Agua: la hidratación interna es tan importante como los tratamientos externos;
  • Frutas y verduras ricas en vitaminas y minerales: aumenta el consumo de frutas y verduras de colores, ricas en vitaminas A, C y antioxidantes que favorecen la salud general del cabello;
  • Cereales integrales: aportan nutrientes importantes como las vitaminas del grupo B y el zinc; opte por el pan integral, el arroz integral y la quinoa;
  • Limita los alimentos procesados y azucarados: reduce el consumo de alimentos procesados, azucarados y ricos en grasas saturadas.

Estas son indicaciones generales. Si quieres una dieta que realmente se adapte a ti, debes consultar a un profesional de la salud o a un nutricionista.

Productos específicos para nutrir y restaurar el cabello seco

Hay una gran variedad de productos para el cabello para que encuentres los que mejor se adaptan a tus necesidades.

Para nutrir y reparar el cabello seco, tienes que utilizar productos específicos diseñados para proporcionar una hidratación y reparación intensiva.   

Aquí tienes algunos productos que pueden serte útiles:

  • Champú hidratante y nutritivo: los productos que contienen ingredientes como aceite de oliva, aceite de coco, queratina o ácido hialurónico pueden ayudar a restaurar la hidratación y la suavidad;
  • Acondicionador reparador: elige un acondicionador rico e hidratante que nutra el cabello en profundidad, con ingredientes como aceite de argán, vitamina E, proteínas de seda o manteca de karité;
  • Mascarilla capilar: ingredientes como el aguacate, el plátano, la miel o el aceite de jojoba suelen incluirse en las mascarillas nutritivas;
  • Aceite capilar: se aplica a lo largo y a las puntas del cabello como tratamiento previo al lavado o durante la noche;
  • Spray hidratante: puede ser útil para revitalizar el cabello seco durante el día, debe contener ingredientes hidratantes como agua de coco, glicerina o ácido hialurónico;
  • Productos sin sulfatos ni parabenos: pueden ayudar a mantener el cabello hidratado sin dañarlo más;
  • Suplementos orales: para revitalizar inmediatamente el cabello quebradizo, puedes tomar suplementos orales para el cabello seco, también a base de nutrientes naturales. 

Recuerde que un producto de calidad es una inversión en su salud y no sólo un gasto para su cartera. Por tanto, en esta fase no se deje influir por el precio, sino prefiera los ingredientes con los que está formulado. 

Rutinas diarias de cuidado y gestión del cabello seco

Después de haber llegado hasta aquí, sabemos que te hemos dado muchos consejos. Para simplificar, ¿qué debes hacer cada día para cuidar tu cabello seco?

Repasemos paso a paso un día típico.

Por la mañana

  • Lavarse el pelo: lávate el pelo con un champú hidratante y nutritivo una o dos veces por semana, si tienes el pelo muy seco puedes lavártelo incluso con menos frecuencia;
  • Aplicar acondicionador: aplicar un acondicionador hidratante y nutritivo después del champú y dejarlo actuar de 3 a 5 minutos antes de aclarar.

Por la noche

  • Cepillar el pelo: cepillar el pelo suavemente con un cepillo de cerdas naturales, empezando desde las puntas hacia la raíz;
  • Aplicar aceite: aplicar aceite hidratante sobre el cabello húmedo o seco según sea necesario. 

En cuanto al aceite, las fórmulas más eficaces son el aloe vera puro para los largos, el aceite de linaza para las puntas y el aceite de CBD. Los beneficios de los cosméticos CBD van desde la hidratación hasta la nutrición, ofreciendo un producto realmente completo. 

Cómo mantener un cabello sano a largo plazo

Antes de despedirnos, escribamos un decálogo de reglas a seguir para tener siempre un cabello sano y fuerte, y para que la sequedad capilar sea sólo un recuerdo lejano. 

Las reglas a seguir son:

  1. Lavarse el pelo con un champú y un acondicionador hidratantes;
  2. Aplicar una mascarilla capilar una vez a la semana;
  3. Cepillar el cabello suavemente de las puntas a la raíz; 
  4. Evitar lavados demasiado frecuentes;
  5. Utilizar herramientas de peinado con calor a temperaturas moderadas; 
  6. Exponer el cabello al sol con conocimiento de causa;
  7. Evitar los peinados demasiado tirantes; 
  8. Seguir una dieta sana;
  9. Consumir suficiente agua;
  10. Mantener a raya el estrés.

Si sigues estos consejos, podrás mantener tu pelo sano y brillante durante muchos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados